Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Francisco Morales Nieva

Premio Príncipe de Asturias de las Letras 1992

Autor teatral, escenógrafo y académico, Francisco Morales Nieva Francisco Morales Nieva (Valdepeñas, Ciudad Real, España, 1924 - Madrid, España, 2016) es uno de los grandes nombres del teatro nacional español, en el que ha obtenido los más importantes premios, como el "Mayte" en 1977, el Premio Nacional de Teatro en 1980 y el Premio del Espectador y la Crítica en ese mismo año. Poco después de hacerse pública la concesión del Premio Príncipe de Asturias, Francisco Nieva recibió también el Premio Nacional de Literatura, en la modalidad de Teatro, de 1992. Desde 1986 es miembro de número de la Real Academia Española de la Lengua.

Ver más

Se trasladó a Madrid en 1941, después de haber escrito ya sus primeras obras teatrales durante la guerra civil. Ya en la capital de España, su padre, aficionado al teatro y amante de las artes, le hizo entrar en contacto con el mundo de la escena. En 1942 entró en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando y en 1953 consiguió una beca del Instituto Francés para estudiar pintura, trasladándose a París y entrando en contacto con el teatro de vanguardia y con figuras como Genet, Beckett, Ionesco, Fernando Arrabal y Bertold Brecht. Tras separarse de su mujer, pasó por Venecia y colaboró en la primera película de Passolinni, Accatone, regresando posteriormente a Madrid -llamado por Adolfo Marsillach- para crear los decorados y los figurines de Pigmalión.

Durante casi diez años su actividad pública se centró en la realización de las escenografías de los principales montajes escénicos de nuestro país, pero durante ese tiempo fue creando también una extensa obra dramática que eclosionaría con la transición democrática. Los estrenos de títulos como Sombra y quimera de Larra y el espectáculo compuesto por El combate de Opalos y Tasia y La carroza de plomo candente le depararon un gran éxito de público y de crítica que continuaría con puestas en escena como La señora tártara.

Su obra Los españoles bajo tierra, fue estrenada en los actos de la Expo-92. En 1993 estrena en la sala Olimpia de Madrid su obra Aquelarre y noche roja de Nosferatu, y un año más tarde El manuscrito encontrado en Zaragoza. Ese mismo año, 1994, publica sus dos primeras novelas El viaje a Pantaélica y Granada de las mil noches, a las que seguirán La llama vestida de negro (1995), Oceánida (1996) y Carne de murciélago (1998). En 1997 estrena en el Teatro Nacional María Guerrero su obra Pelo de tormenta, que había sido escrita treinta años antes. En 2005 estrenará otras dos obras de teatro inéditas: ¡Viva el estupor! y Los mismos.

Catedrático de Escenotecnia de la Real Escuela Superior de Arte Dramático, fue miembro de la Junta Técnica Consultiva del Centro Dramático Nacional cuando se creó este organismo. Recibió la Medalla de Oro de las Bellas Artes en 1996.

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades