Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Está usted en:

  1. Comunicación

Comienza el contenido principal

Premios Princesa de Asturias

06/06/2018

Svante Pääbo, Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica

El biólogo sueco Svante Pääbo ha sido galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2018, según ha hecho público hoy en Oviedo el jurado encargado de su concesión 

©FPA

El biólogo sueco Svante Pääbo ha sido galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2018, según ha hecho público hoy en Oviedo el jurado encargado de su concesión.

El jurado de este Premio –convocado por la Fundación Princesa de Asturias– estuvo presidido por Pedro Miguel Echenique Landiríbar e integrado por Arturo Álvarez-Buylla Roces, Juan Luis Arsuaga Ferreras, Juan Ignacio Cirac Sasturáin, Miguel Delibes de Castro, Cristina Garmendia Mendizábal, Álvaro Giménez Cañete, Clara Grima Ruiz, Marta Martínez Alonso, Amador Menéndez Velázquez, Sir Salvador Moncada, Ginés Morata Pérez, Enrique Moreno González, Teresa Rodrigo Anoro, Inés Rodríguez Hidalgo, María Vallet Regí y Santiago García Granda (secretario).

Esta candidatura ha sido propuesta por Manuel Pérez Mateos, rector de la Universidad de Burgos.

Svante Pääbo (Estocolmo, 20 de abril de 1955) cursó estudios de Historia de la Ciencia, Egiptología, Ruso y Medicina en la Universidad de Uppsala y fue investigador del Departamento de Biología Celular, en el que se doctoró en 1986. Realizó estancias postdoctorales en el Instituto de Biología Celular II de la Universidad de Zúrich, en el Imperial Cancer Research Fund de Londres y en la Universidad de California en Berkeley. Entre 1990 y 1998 fue profesor de Biología en la Universidad de Múnich y, desde 1999, es profesor de Biología Molecular Evolutiva en la Universidad de Leipzig (Alemania). Desde 1997 también es director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig.

Considerado como uno de los fundadores de la paleogenética, Svante Pääbo ha dirigido el proyecto de secuenciación completa del genoma del neandertal, especie extinguida hace aproximadamente 30.000 años, cuyo borrador se publicó en el número de mayo de 2010 de la revista Science y cuyo resultado definitivo fue presentado y puesto a disposición de la comunidad científica internacional en marzo de 2013. Pääbo demostró en los ochenta que podía analizar el ADN de momias egipcias y siguió trabajando en establecer métodos rigurosos para rescatar secuencias de ADN antiguo, una labor complicada por la degradación y modificación por procesos químicos que pueden originar errores durante su replicación. Su metodología ha sido utilizada para el estudio de la filogenia y la genética de poblaciones de animales extinguidos, como los mamuts, los perezosos terrestres, los osos cavernarios y los moas. En 1997 Pääbo logró rescatar secuencias de ADN mitocondrial de muestras de un espécimen del tipo neandertal, lo que supuso la primera vez en la que se extrajeron datos genéticos moleculares de un fósil de hominino. En 2004, adaptó y aplicó técnicas de alto rendimiento de secuenciación del ADN a ADN antiguo, lo que abrió la posibilidad de analizar el genoma completo de organismos extinguidos.

Al año siguiente, lanzó el proyecto de secuenciación del genoma neandertal, cuyo borrador se presentó en 2010 y su versión definitiva en 2013. Mientras trabajaba en este proyecto descubrió, a través del estudio de unos restos procedentes de Siberia, un nuevo tipo de hominino desconocido hasta ese momento, al que se conoce como denisovano (por el nombre de la cueva donde se hallaron los restos), el primero extinguido y descrito exclusivamente a través de datos genéticos. Demostró que los denisovanos contribuyeron en un 5 % al genoma de los actuales habitantes de Australia y otras zonas de Oceanía. De su proyecto del genoma neandertal, para el que analizó, además de los siberianos, restos de los yacimientos de Vindija (Croacia) y El Sidrón (España), se descubrió que un 2 % del genoma de los humanos modernos no africanos proceden del neandertal. La explicación para estos resultados es que el cruce entre ambas especies se pudo producir después de que los primeros humanos modernos salieran de África y se encontraran con los neandertales, probablemente en Oriente Próximo. El cruce entre las distintas especies de homo está reflejado en el legado genético que neandertales y denisovanos han dejado en los sapiens modernos. En el libro El hombre de Neandertal. En busca de genomas perdidos (2014), Pääbo relató, desde un punto de vista personal, la historia de la secuenciación de esa especie extinta.

Miembro, entre otras, de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO), las academias Europaea, la Nacional de Ciencias de Estados Unidos y de la Royal Society (Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2011), Svante Pääbo ha recibido doctorados honorarios de varias universidades. Entre los reconocimientos que ha recibido destacan el Premio Louis Jeantet de Medicina (Suiza, 2005), el Kistler Prize (EE. UU., 2009), el Gruber Genetics Prize (EE. UU., 2013), el Breakthrough Prize in Life Sciences (EE. UU., 2015), el Keio Medical Science Prize (Japón, 2016), el Premio Dan David (Israel, 2017) y el Human Frontier Science Program Organization Nakasone Award (2018). También tiene la Medalla Theodor Bücher de la Federación Europea de Sociedades Bioquímicas y la Medalla de S. M. el Rey de Suecia.

Los Premios Princesa de Asturias están destinados, según señala su Reglamento, a galardonar “la labor científica, técnica, cultural, social y humanitaria realizada por personas, instituciones, grupo de personas o de instituciones en el ámbito internacional”. Conforme a estos principios, el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica se concederá a la “labor de cultivo y perfeccionamiento de la investigación, descubrimiento y/o invención en las matemáticas, la astronomía y la astrofísica, la física, la química, las ciencias de la vida, las ciencias médicas, las ciencias de la Tierra y del espacio y las ciencias tecnológicas, así como de las disciplinas correspondientes a cada uno de dichos campos y de las técnicas relacionadas con ellas”.

En esta edición concurrían un total de un total de 38 candidaturas procedentes de 17 países.

Este ha sido el séptimo de los ocho Premios Princesa de Asturias que se conceden este año, en que cumplen su trigésimo octava edición. Anteriormente fueron otorgados el Premio Princesa de Asturias de las Artes al cineasta estadounidense Martin Scorsese, el de Comunicación y Humanidades a la periodista mexicana Alma Guillermoprieto, el de Cooperación Internacional a Amref Health Africa, el de los Deportes a los alpinistas Reinhold Messner (Italia) y Krzysztof Wielicki (Polonia), el de las Letras a la escritora francesa Fred Vargas y el de Ciencias Sociales al filósofo estadounidense Michael J. Sandel. La próxima semana se fallará el Premio Princesa de Asturias de la Concordia.

Cada uno de los Premios Princesa de Asturias está dotado con una escultura de Joan Miró –símbolo representativo del galardón− un diploma, una insignia y la cantidad en metálico de 50.000 euros. Los galardones serán entregados en otoño en Oviedo en un solemne acto presidido por SS.MM. los Reyes.

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades