Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Está usted en:

  1. Comunicación

Comienza el contenido principal

Premios Princesa de Asturias

01/07/2009

Concedidos seis de los ocho galardones internacionales que convoca anualmente la Fundación Príncipe de Asturias, y que este año alcanzan su XXIX edición

©FPA

Los Premios de Deportes y Concordia se fallarán el próximo mes de septiembre

Durante los meses de mayo y junio se han celebrado en Oviedo las reuniones de los jurados encargados de conceder los Premios Príncipe de Asturias 2009, con la salvedad de los correspondientes a las categorías de Deportes y Concordia, que se fallarán en septiembre.

Extractos de la actas de los Jurados

El Jurado de las Artes inauguró la vigésimo novena edición de los Premios Príncipe de Asturias. El galardón fue concedido al arquitecto británico Norman Foster, "cuya obra de alcance universal conjuga la calidad estética, la reflexión intelectual y el diálogo entre territorio y ciudadanía, a través de un original dominio del espacio, la luz y la materia (...)", según señaló el acta del Jurado.

El Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional ha sido otorgado a la Organización Mundial de la Salud. Según señala el Acta, "el Jurado ha valorado la capacidad de la OMS, como organismo especializado de Naciones Unidas, para desempeñar una función de liderazgo en los asuntos sanitarios cruciales, en un contexto mundial en transformación. Ha considerado, asimismo, su capacidad de configurar la agenda de las investigaciones en materia de salud, establecer normas y articular políticas que aúnen principios éticos y científicos, además de prestar apoyo técnico a los países que lo necesiten (...)".

El de Ciencias Sociales fue concedido al naturalista británico David Attenborough. "(...) Su interés por los problemas de nuestro tiempo, su permanente búsqueda de la excelencia y su calidad investigadora le han valido el reconocimiento de la comunidad académica internacional y le han dado también una gran proyección social con la difusión de sus trabajos en los grandes medios de comunicación, especialmente en la televisión. Por todo ello, la obra de Sir David Attenborough está considerada como una de las grandes aportaciones a la defensa de la vida y a la conservación de nuestro planeta".

El de Comunicación y Humanidades ha sido otorgado a la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) "(...) que acogió con generosidad a ilustres personalidades del exilio español de la posguerra, ha impulsado poderosas corrientes de pensamiento humanístico, liberal y democrático en América y ha extendido su decisivo influjo creando una extraordinaria variedad de instituciones que amplían el mundo académico y lo entroncan en la sociedad a la que sirven".

El de Investigación Científica y Técnica fue concedido a los investigadores estadounidenses Martin Cooper y Raymond Samuel Tomlinson, considerados los padres del teléfono móvil y del correo electrónico, respectivamente. "Estos dos hallazgos se encuentran entre las más grandes innovaciones tecnológicas de nuestro tiempo, revolucionando la manera de comunicarse de miles de millones de personas en todo el mundo, y contribuyendo de manera decisiva al avance del conocimiento (...)".

Finalmente, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras ha sido otorgado al escritor albanés Ismaíl Kadaré "por la belleza y el hondo compromiso de su creación literaria. (...) Dando vida a los viejos mitos con palabras nuevas, expresa toda la pesadumbre y la carga dramática de la conciencia. Su compromiso hunde las raíces en la gran tradición literaria del mundo helénico, que proyecta en el escenario contemporáneo como denuncia de cualquier forma de totalitarismo y en defensa de la razón", según recogió el Acta del Jurado.

Cada uno de los Premios Príncipe de Asturias, concedidos por primera vez en 1981, está dotado con cincuenta mil euros, la escultura creada y donada expresamente por Joan Miró para estos galardones, un diploma y una insignia acreditativos. Los galardones serán entregados en otoño en Oviedo, en un solemne acto presidido por S.A.R. el Príncipe de Asturias.

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades