Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Está usted en:

  1. Comunicación

Comienza el contenido principal

Premios Princesa de Asturias

12/05/2010

Richard Serra, Premio Príncipe de Asturias de las Artes

Richard Serra ©FPA

El escultor estadounidense Richard Serra ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2010, según hizo público hoy en Oviedo el Jurado encargado de su concesión.

Richard Serra está considerado uno de los escultores más relevantes de la vanguardia de la segunda mitad del siglo XX por su innovadora visión al integrar los espacios urbanos a través de una obra que invita a la reflexión.

El Jurado de este Premio –convocado por la Fundación Príncipe de Asturias– estuvo presidido por José Lladó y Fernández-Urrutia, e integrado por Mercedes Álvarez, Lourdes Fernández, José Fernández-Velasco, Carlos Fitz-James Stuart Martínez de Irujo, José Luis Garci, Jordi García Candau, Rosina Gómez-Baeza, Emilio Marcos Vallaure, Hans Meinke, Miguel Muñiz, Benigno Pendás, Amelia Valcárcel y José Antonio Caicoya (secretario).

Esta candidatura ha sido propuesta por Carmen Gimenez, comisaria de Arte del Siglo XX “Stephen and Nan Swid” de la Fundación Solomon R. Guggenheim de Nueva York.

Richard Serra, hijo de padre español, nació en San Francisco (EE.UU.) en 1939. Estudió en la Universidad de California-Berkeley, donde se graduó en Ciencias y en Literatura Inglesa en 1961, y en Yale, donde cursó estudios artísticos hasta 1964. A mediados de la década de los 60 amplió su formación en París y en Florencia. Realizó su primera muestra individual titulada Live Animal Habitat en la galería La Salita de Roma. En 1967 comenzó a exponer en Nueva York de la mano del galerista Leo Castelli. Desde entonces, Serra ha mostrado su obra en los museos más representativos de Europa, América y Asia y está presente en las colecciones públicas y privadas más importantes del mundo.

Autor de obras minimalistas y de esculturas de gran tamaño diseñadas para lugares concretos, su técnica se sirve de materiales industriales como el plomo, el acero y el hormigón. Sus primeros trabajos, entre los que se encuentra su obra Cinturones, expuesta en el Guggenheim de Nueva York, consisten en una serie de montajes realizados en neón y caucho. Entre 1968 y 1969 creó cerca de cien esculturas de plomo, entre las que destaca Splashing, una obra que realizó arrojando plomo derretido contra una pared y contra el suelo para que el metal se estrellara antes de solidificarse. En 1981 creó una de sus esculturas más espectaculares, Arco inclinado, para la Plaza Federal de Nueva York, y en 1990 instaló Afangar en Islandia.

En España se expone su obra en el Museo Reina Sofía de Madrid y en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona. El Guggenheim de Bilbao alberga además una obra que el propio autor entiende como la más importante de su carrera, La materia del tiempo. Pese a considerarse fundamentalmente escultor, su extensa producción abarca otras disciplinas, como la obra gráfica y fílmica. A finales de la década de los 60 realizó una serie de películas, entre las que destacan Hand Catching Lead y Hands Tied, ambas de 1968, que se centran en la ejecución repetida y sistemática de tareas sencillas.

Doctor honoris causa por las universidades de Yale, Londres y Pública de Navarra, entre otras, es Caballero (1985) y Comendador (2008) de la Orden de las Artes y las Letras de Francia. En 2008 fue condecorado con la entonces recién creada Orden de las Artes y las Letras de España, concedida por el Ministerio de Cultura. Miembro de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, entre otras distinciones, ha recibido el Anillo del Emperador de la ciudad alemana de Goslar y el Praemium Imperiale de Escultura de Japón, en 1994.

Los Premios Príncipe de Asturias están destinados, según su Reglamento, a galardonar “la labor científica, técnica, cultural, social y humana realizada por personas, equipos de trabajo o instituciones en el ámbito internacional”. Dentro de este espíritu, el Premio Príncipe de Asturias de las Artes “será concedido a la persona, institución, grupo de personas o de instituciones cuya labor en la Arquitectura, Cinematografía, Danza, Escultura, Música, Pintura y demás expresiones artísticas, constituya una aportación relevante al patrimonio cultural de la Humanidad”.

En esta edición concurrían un total de 29 candidaturas, procedentes de Argentina, Australia, Austria, Cuba, Estados Unidos, Estonia, Francia, Grecia, Italia, Panamá, Portugal, Reino Unido, Tailandia y España.

Este ha sido el primero de los ocho Premios Príncipe de Asturias que se conceden este año, en que cumplen su trigésima edición. En las próximas semanas se fallarán los correspondientes a (por orden) Ciencias Sociales, Comunicación y Humanidades, Investigación Científica y Técnica, Letras y Cooperación Internacional. Los Premios Príncipe de Asturias de los Deportes y de la Concordia se fallarán el próximo mes de septiembre.

Cada uno de los Premios Príncipe de Asturias, concedidos por primera vez en 1981, está dotado con cincuenta mil euros, la escultura creada y donada expresamente por Joan Miró para estos galardones, un diploma y una insignia acreditativos. Los galardones serán entregados en otoño en Oviedo, en un solemne acto presidido por S.A.R. el Príncipe de Asturias.

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades