Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Está usted en:

  1. Comunicación

Comienza el contenido principal

Premios Princesa de Asturias

19/06/2013

José María Olazábal, Premio Príncipe de Asturias de los Deportes

El golfista español José María Olazábal fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 2013, según hizo público el miércoles 19 de junio en Oviedo el jurado encargado de su concesión.

José María Olazábal, Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 2013. ©FPA

El jurado de este Premio –convocado por la Fundación Príncipe de Asturias– estuvo presidido por Arancha Sánchez-Vicario Santacana e integrado por José María Abad Casamayor, David Álvarez González, Abel Antón Rodrigo, Óscar Campillo Madrigal, Marisol Casado Estupiñán, Josep María Casanovas i Punti, Enrique Castro González, “Quini”, Joaquín Folch Rusiñol-Corachán, Jorge Garbajosa Chaparro, María del Carmen Izquierdo Vergara, Javier Muñoz Gallego, Santiago Nolla Zayas, José Perurena López, Julián Redondo Pérez, María Rodríguez Escario y Josep Lluis Vilaseca i Guasch (secretario).

Esta candidatura fue propuesta por Gonzaga Escauriaza Barreiro, presidente de la Real Federación Española de Golf y apoyada, entre otros, por los presidentes de las federaciones de golf de Hungría, Italia, Inglaterra, Francia, Países Bajos, Noruega, Estados Unidos, Portugal, Luxemburgo, Suiza, Chequia, Dinamarca, Escocia, Ucrania y Austria, la Federación Internacional de Golf y más de 2.000 firmas.

José María Olazábal nació en Hondarribia (Guipúzcoa) en 1966. Empezó a jugar al golf a los cuatro años en el Real Club de Golf de San Sebastián, donde trabajaba su padre. Antes de convertirse en jugador profesional en 1985, ganó como aficionado varios torneos como el Mundial de Jóvenes Jugadores (Atlanta, 1982), la Medalla de Oro en los Juegos Mediterráneos (Casablanca, 1983) y el British Open Amateur (1985). Consiguió sus dos primeros títulos del circuito europeo en 1986, el Ebel European Masters, el Swiss Open y el Sanyo Open. Ese año fue elegido mejor neoprofesional del circuito continental y fue segundo en la clasificación general. Debutó en la Ryder Cup en 1987 y desempeñó un papel crucial junto a Severiano Ballesteros (Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 1989), en la primera victoria de Europa en suelo americano en la historia de esta competición. En 1990 ganó su primer torneo en los Estados Unidos al vencer el World Series, celebrado en Akron (Ohio). Al final de la temporada de 1994, le diagnosticaron poliartritis reumatoide y abandonó la competición durante dos años.

Ganador del Masters de Augusta en dos ocasiones (1994 y 1999), ha sido siete veces integrante del equipo europeo de la Ryder Cup, en la que consiguió cuatro victorias. Después de su última participación en la Ryder Cup (2006), fue elegido, en 2012, capitán del equipo europeo, el segundo español en asumir esta responsabilidad tras Severiano Ballesteros, que fue capitán en 1997. Además, el Comité de Jugadores del Circuito Europeo le designó como único candidato, fruto de la admiración y respeto que la figura de Olazábal despierta en el colectivo de profesionales. Su elección también despertó elogios entre los integrantes del equipo estadounidense. Durante la disputa de la Ryder, única competición deportiva en la que Europa participa como equipo, Olazábal hizo gala de su liderazgo y consiguió el triunfo ante Estados Unidos en su propio campo. Contra todo pronóstico, Europa remontó cuatro puntos de desventaja, alzándose con la victoria, in extremis, en uno de los momentos considerados épicos en el ámbito del golf y que ha pasado a la historia de este deporte con el sobrenombre de “el milagro de Medinah” –nombre del campo donde se disputó la Ryder–. Al final el resultado fue de 14,5 puntos para Europa y 13,5 para Estados Unidos.

Golfista de reconocimiento mundial, destaca por su talante competitivo y su capacidad de superación. Hijo Predilecto de Hondarribia,  ha recibido la Medalla de Oro al Mérito Deportivo (1997). En 2009 fue elegido miembro del prestigioso World Golf Hall of Fame, que aglutina a un elenco de jugadores considerados los mejores en la historia de este deporte, siendo el único español, junto con Severiano Ballesteros, que ostenta este honor.

Los Premios Príncipe de Asturias están destinados, según los Estatutos de la Fundación, a galardonar “la labor científica, técnica, cultural, social y humanitaria realizada por personas, instituciones, grupos de personas o de instituciones en el ámbito internacional”. Dentro de este espíritu, el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes se concederá a quien “además de la ejemplaridad de su trayectoria, haya contribuido con su esfuerzo, de manera extraordinaria, al perfeccionamiento, cultivo, promoción o difusión del deporte”.

El Reglamento establece que podrán presentar candidatos a las distintas categorías de los Premios Príncipe de Asturias: los galardonados en las ediciones anteriores, personalidades e instituciones invitadas por la Fundación, embajadas españolas, representaciones diplomáticas en España, los integrantes de los ocho jurados, siempre que las candidaturas que presenten no opten al Premio en la categoría de cuyo Jurado ellos formen parte, y otras personalidades e instituciones de reconocido prestigio.

En esta edición concurríeron un total de 19 candidaturas procedentes de Andorra, Argentina, Eslovenia, Estados Unidos, Filipinas, Hungría, India, Kenia, Reino Unido, Sierra Leona, Sudáfrica y España.

Este fue el séptimo de los ocho Premios Príncipe de Asturias que se conceden este año, en que cumplen su trigésimo tercera edición. Anteriormente fueron otorgados el Premio Príncipe de Asturias de las Artes al cineasta y dramaturgo austriaco Michael Haneke, el de Ciencias Sociales a la socióloga neerlandesa Saskia Sassen, el de Comunicación y Humanidades a la fotógrafa estadounidense Annie Leibovitz, el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica a los físicos Peter Higgs (Reino Unido) y François Englert (Bélgica) junto a la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN), el Premio Príncipe de Asturias de las Letras al escritor español Antonio Muñoz Molina y el de Cooperación Internacional a la Sociedad Max Planck para el Avance de la Ciencia. El Premio Príncipe de Asturias de la Concordia se fallará el 4 de septiembre.

Cada uno de los Premios Príncipe de Asturias, concedidos por primera vez en 1981, está dotado con una escultura de Joan Miró –símbolo representativo del galardón−, la cantidad en metálico de 50.000 euros, un diploma y una insignia. Los galardones serán entregados en otoño en Oviedo, en un solemne acto presidido por S.A.R. el Príncipe de Asturias.

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades