Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Javier Sotomayor

Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 1993

Javier Sotomayor Sanabria es actualmente recordman del mundo de salto de altura (desde hace cinco años), además de campeón olímpico (en Barcelona'92) y mundial (en Stuttgart'93) de esta especialidad de atletismo.

Ver más

Nacido en octubre de 1967 en Limonar (Matanzas, Cuba), este joven atleta es el representante carismático de toda una nueva generación de deportistas cubanos que está asombrando al mundo.

A los catorce años de edad, momento en que superó saltos de dos metros, inició su preparación específica para el salto de altura, trasladándose a la Habana con una beca de la Escuela Superior de Perfeccionamiento Deportivo que le permitió avanzar considerablemente en sus entrenamientos.

Sotomayor fue ya campeón mundial Junior en 1986, en Atenas, y el récord que consiguió en aquel momento (2,36) aún sigue vigente. Pese a que se vio obligado a no acudir a los Juegos Olímpicos de Seúl, por el boicot de Cuba, dejó un año después bien clara su categoría al imponerse en los Campeonatos del Mundo de Budapest, donde saltó 2,43, y el Puerto Rico, donde al aire libre saltó 2,44. Ese récord se mantuvo hasta que este mismo año llegó a superar, en Salamanca, los 2,45 metros.

Ha sido el segundo atleta de color que ha establecido un récord mundial de salto de altura, después del estadounidense John Thomas (1960) y el segundo atleta cubano que logra una marca mundial, después de Alberto Juantorena (en 400 metros, 1976).

Javier Sotomayor se vio obligado a estar alejado de la competición entre Septiembre de 1990, como consecuencia de una lesión en el pie. Sin embargo, cuando reapareció lo hizo para ganar la medalla de oro en los Campeonatos Centroamericanos y del Caribe, celebrados en México. En los Juegos Olímpicos de Barcelona se hizo con la medalla de oro, confesando que ello le compensaba de cinco años de adversidades continuas, y el pasado mes de julio superaba en Salamanca su propio récord del mundo, con un salto en el segundo intento de 2,45 metros.

Con 1,94 de altura y unos 82 kilogramos de peso, a su valía como deportista une unos siempre resaltados valores personales -sencillez, simpatía, accesibilidad a todos y compañerismo- que le han llevado a convertirse en un auténtico mito para la juventud actual de su país. Sobre Cuba, ha declarado que allí los atletas somos unos privilegiados (...). Nunca saldré de Cuba para no volver. Amo demasiado a mi patria y, además, estoy comprometido para sacarla a flote.

Ha sido distinguido con diversos galardones, como los de mejor deportista mundial masculino de 1988 (de la Asociación Española de Prensa Deportiva), mejor deportista masculino cubano y atleta más destacado de Iberoamérica (por la agencia de noticias cubana Prensa Latina).

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades