Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Pedro Duque, John Glenn, Chiaki Mukai y Valery Polyakov

Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 1999

Reunido en Oviedo el Jurado del Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 1999 integrado por D. Enrique Álvarez, D. Agustín Antuña, D. Enrique Fernández-Miranda, D. Fernando Ramón Fernández Noval, D. Antonio Garrigues Walker, D. Martín González del Valle, D. Guillermo Kirkpatrick, D. Marcelino Oreja Aguirre, D. Francisco Pinto Balsemão, D. Gregorio Rodríguez Pasero, D. Luis Ruiz de Gopegui Miguel, D. Alfonso de Salas, D. Ovidio Sánchez, D. Nicolás Sartorius, D. Alfonso de la Serna, D. Gustavo Suárez Pertierra, D. Santiago Zaldumbide Viadas, presidido por D. Leopoldo Calvo Sotelo y actuando de secretario D. Teodoro López-Cuesta Egocheaga decide por unanimidad conceder el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 1999 a los artífices de la exploración pacífica del universo.

El Jurado quiere expresar su reconocimiento a las Organizaciones y Estados de la Comunidad Internacional que, utilizando conjuntamente recursos tecnológicos y humanos de diferentes países, han contribuido al progreso de esta exploración.

Son muchas las personas e instituciones que, desde la investigación científica al seguimiento de las aeronaves, han hecho posible la exploración del universo. El Jurado ha querido simbolizar el premio en unos astronautas a quienes considera representativos de este trabajo conjunto en el espacio, en el que se persiguen objetivos comunes en beneficio de la humanidad.

Esos astronautas son John Glenn, Chiaki Mukai, Valeri Poliakov y Pedro Duque. Tanto ellos como cuantas personas de diferentes nacionalidades aseguran la comunicación de las naves espaciales con la Tierra, están demostrando en la práctica que la cooperación internacional no es una utopía imposible, sino algo que la aventura espacial ha puesto de manifiesto y que servirá de valioso ejemplo en otros campos para futuras andaduras de la humanidad.

Se trata de la primera ocasión en que unos galardones internacionales reconocen la labor que se está desarrollando en la conquista del espacio exterior, y el ejemplo que ello supone para la Humanidad. Por ello, se ha simbolizado esta labor en estos cuatro astronautas, representantes de la agencia americana NASA (Glenn), de la Agencia Europea del Espacio (Duque), una mujer de la agencia japonesa, NASDA (Mukai) y el ruso Polyakov, récord mundial de permanencia en el espacio, de la Agencia Cósmica Rusa (RKA).

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades