Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Fernando Henrique Cardoso

Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2000

Reunido en Oviedo el Jurado del Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2000, integrado por D. Enrique Álvarez, Dª. María Jesús Álvarez González, D. Agustín Antuña, D. Leopoldo Calvo Sotelo, D. Alejandro Echevarría, Dª. Mercedes Fernández, D. Enrique Fernández-Miranda, D. Antonio Garrigues Walker, Dª. Laura González Álvarez, D. Ricardo Martí Fluxá, D. Marcelino Oreja Aguirre, D. Luis Ruiz de Gopegui Miguel, D. Nicolás Sartorius, D. Alfonso de la Serna, D. Gustavo Suárez Pertierra y D. Santiago Zaldumbide Viadas, presidido por D. Francisco Pinto Balsemão y actuando de secretario D. Teodoro López-Cuesta Egocheaga (secretario), decide conceder el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2000 al Excmo. Sr. D. Fernando Henrique Cardoso, Presidente de la República Federativa de Brasil.

El Jurado quiere expresar su reconocimiento al Presidente Cardoso por su labor constante, dentro y fuera de Brasil, en favor del fortalecimiento de los valores democráticos, el perfeccionamiento de las instituciones y de la búsqueda del progreso y el bienestar de la población.

Igualmente se han querido destacar sus esfuerzos en pro de la cooperación regional en Suramérica y su liderazgo prudente y equilibrado en el proceso de integración de los países del Mercosur.

La visión de estadista de Fernando Henrique Cardoso queda también atestiguada por el fomento y desarrollo de la cultura, como se ha puesto de relieve por su empeño en la enseñanza de la lengua portuguesa en los países de la región y asimismo del idioma español en Brasil, lo que abrirá fronteras a un mejor conocimiento y cooperación entre las comunidades de las dos lenguas.

Oviedo, 14 de junio de 2000

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades