Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Robert Gallo y Luc Montagnier

Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2000

Reunido en Oviedo el Jurado del Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2000 integrado por D. José Luis Álvarez Margaride, Dª. María del Carmen Andrade Perdrix, D. Manuel Cardona, D. Luis Fernández-Vega Sanz, Dª. María del Carmen Maroto Vela, Dª. Gabriela Morreale, D. Rafael Nájera Morrondo, D. César Nombela, D. Fernando Ortiz Maslloréns, D. Rafael Puyol, D. Julio Rodríguez Fernández, D. Francisco Sevilla, D. Guillermo Suárez Fernández, D. Raúl Villar, presidido por D. Julio Rodríguez Villanueva y actuando de secretario D. José Antonio Martínez-Álvarez, acuerda por unanimidad conceder el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2000 a los investigadores Robert G. Gallo y Luc Montagnier reconociendo la originalidad, calidad, y extensión de su labor científica, así como la trascendencia práctica para el diagnóstico, prevención y tratamiento de la infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana y el Sida.

El investigador Robert Gallo en su búsqueda de los agentes causa de las leucemias en la especie humana, concibió y desarrolló en el laboratorio las metodologías que hicieron posible el descubrimiento de los primeros retrovirus humanos, el HTLV-1 y el HTLV-2, agentes de determinados tipos de leucemia.

El profesor Luc Montagnier describió el primer virus del Sida, el entonces denominado LAV, que finalmente se admitió como el primer VIH-1. Después describió también el VIH-2. Ha contribuido de forma importante al conocimiento de la muerte celular programada o apoptosis.

Ambos científicos llevaron a cabo el descubrimiento del virus de la Inmunodeficiencia humana tipo 1 o virus del Sida, desarrollando las pruebas de laboratorio necesarias para el diagnóstico de la enfermedad y el control de los productos hemáticos. Estos descubrimientos tienen gran repercusión en el control de la epidemia que afecta a más cincuenta millones de personas en amplias zonas geográficas en las que se está alterando sustancialmente su demografía y economía.

Oviedo, 17 de mayo de 2000

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades