Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Juan Ignacio Cirac

Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2006

Reunido en Oviedo el Jurado del Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2006, integrado por José Luis Álvarez Margaride, Juan Luis Arsuaga, José Baselga, María Cascales, Pedro Miguel Echenique Landiríbar, Antonio Fernández-Rañada, Luis Fernández-Vega Sanz, Santiago Grisolía, María del Carmen Maroto Vela, María Teresa Miras, Amparo Moraleda, Alberto Muñoz Terol, Rafael Nájera Morrondo, César Nombela Cano, Fernando Ortiz Maslloréns, Ana Pastor, Miguel Ángel Pesquera, Eduardo Punset, Rafael Puyol, Rafael Sariego García, Guillermo Suárez Fernández, presidido por Julio Rodríguez Villanueva y actuando como secretario José Antonio Martínez-Álvarez, acuerda por unanimidad:

Conceder el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2006 al físico español Juan Ignacio Cirac, director del Instituto Max Planck de Óptica Cuántica de Garching, Alemania, por su liderazgo mundial en la propuesta y desarrollo de la información cuántica, una nueva ciencia del siglo XXI que surge de combinar dos de las creaciones más notables de la ciencia del XX. De un lado, la física cuántica, que explica el comportamiento de la materia a nivel atómico y subatómico, y, del otro, la teoría de la información, que describe el procesado, almacenamiento y transmisión de datos.

El profesor Cirac es un referente internacional que ha producido algunas de las ideas más originales y brillantes tanto en el campo de la información cuántica como en el de la teoría cuántica de la luz y la física atómica.

Sus contribuciones están siendo decisivas para el desarrollo de comunicaciones completamente seguras, gracias a métodos de cifrado cuántico, y para la construcción de ordenadores potencialmente capaces de realizar en segundos cálculos que sobrepasan los límites actuales de la supercomputación.

Oviedo, 24 de mayo de 2006

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades