Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Martin Cooper y Raymond Samuel Tomlinson

Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2009

Reunido en Oviedo el Jurado del Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2009, integrado por José Luis Álvarez Margaride, Juan Luis Arsuaga, Juan Ignacio Cirac, Pedro Miguel Echenique Landiríbar, Juliana Fariña González, Antonio Fernández-Rañada, Luis Fernández-Vega Sanz, Vicente Gotor, Santiago Grisolía, María del Carmen Maroto Vela, Petra Mateos-Aparicio, Amador Menéndez Velázquez, Rafael Nájera Morrondo, César Nombela Cano, Fernando Ortiz Maslloréns, Ana Pastor Julián, Miguel Ángel Pesquera, Eduardo Punset Casals, José Ramón Quirós García, Julio Rodríguez Villanueva, Guillermo Suárez Fernández, presidido por Enrique Moreno y actuando como secretario José Antonio Martínez-Álvarez, acuerda por unanimidad conceder el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2009 a los investigadores estadounidenses Martin Cooper y Raymond Samuel Tomlinson, considerados los padres del teléfono móvil y del correo electrónico, respectivamente.

Estos dos hallazgos se encuentran entre las más grandes innovaciones tecnológicas de nuestro tiempo, revolucionando la manera de comunicarse de miles de millones de personas en todo el mundo, y contribuyendo de manera decisiva al avance del conocimiento. En particular, son instrumentos clave para lograr los "Objetivos de Desarrollo del Milenio" de las Naciones Unidas, que aspira a que todo ciudadano del planeta ejerza su derecho a comunicarse.

Su impacto en la sociedad queda reflejado en los más de cuatro mil millones de usuarios de telefonía móvil y en los mil quinientos millones de correo electrónico y de otros servicios de Internet. Todo ello representa una importante ayuda a los países en vías de desarrollo, para los que supone una fuente de igualdad y de oportunidades, acercándolos a servicios básicos como la sanidad y la educación.

Con este Premio el Jurado quiere también reconocer el esfuerzo y la labor de todas aquellas personas que han contribuido al impulso y desarrollo de la telefonía móvil y de los servicios de correo electrónico, formas de comunicación que dan lugar a un mundo conectado, sin barreras geográficas ni temporales.

Oviedo, 17 de junio de 2009

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades