Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Alain Touraine y Zygmunt Bauman

Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2010

Reunido en Oviedo el Jurado del Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2010, integrado por D. José Antonio Álvarez Gundín, D.ª Adela Cortina Orts, D. Diego Carcedo, D. Alejandro Echevarría Busquet, D. Álex Grijelmo García, D. José Luis Gutiérrez Suárez, D. Miguel Ángel Liso Tejada, D. Ramón López Vilas, D.ª Catalina Luca de Tena y García-Conde, D. Francisco Luzón López, D.ª Ana Rosa Migoya Diego, D. Alberto Oliart Saussol, D. José Luis Pardos Pérez, D. José Ramón Pérez Ornia, D. José Antonio Sánchez Domínguez, D. Ricardo Senabre Sempere, D. Enrique de Ybarra e Ybarra, presidido por D. Manuel Olivencia Ruiz y actuando como secretario D. Juan Luis Iglesias Prada, acuerda conceder el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2010 a Alain Touraine y Zygmunt Bauman.

Alain Touraine, historiador y sociólogo francés, es autor de trabajos fundamentales sobre la sociedad post-industrial que han permitido entender e interpretar el sentido profundo de las grandes transformaciones de nuestra época, ofreciendo a la vez una reflexión continua y enriquecedora acerca de los problemas derivados de una convivencia necesaria por encima de las diferencias humanas.

Por su parte, Zygmunt Bauman, de origen polaco y nacionalidad británica, sociólogo y profesor universitario en distintos países, ha estudiado a fondo la condición social del hombre postmoderno en un mundo inestable y de valores perecederos. En su decisivo análisis de esta realidad, Bauman ha acuñado el término de “modernidad líquida”, agudamente desarrollado en su obra homónima.

Estos dos representantes de la más brillante tradición intelectual del pensamiento europeo han creado, independientemente el uno del otro, instrumentos conceptuales singularmente valiosos para entender el cambiante y acelerado mundo en el que vivimos.

Oviedo, 27 de mayo de 2010

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades