Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Joseph Altman, Arturo Álvarez-Buylla y Giacomo Rizzolatti

Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2011

Reunido en Oviedo el Jurado del Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2011, integrado por D. Juan Luis Arsuaga Ferreras, D. Pedro Miguel Echenique Landiríbar, D. Antonio Fernández-Rañada Menéndez de Luarca, D. Luis Fernández-Vega Sanz, D. Vicente Gotor Santamaría, D. Santiago Grisolía García, D.ª María del Rosario Heras Celemín, D. Bernardo Hernández González, D.ª Petra Mateos-Aparicio Morales, D. Amador Menéndez Velázquez, D. Rafael Nájera Morrondo, D. César Nombela Cano, D.ª Ana Pastor Julián, D. Eduardo Punset Casals, D. Julio Rodríguez Villanueva, D. Manuel Toharia Cortés, presidido por D. Enrique Moreno González y actuando como secretario D. José Antonio Martínez Álvarez, acuerda por unanimidad conceder el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2011 a Joseph Altman, Arturo Álvarez-Buylla y Giacomo Rizzolatti, por el descubrimiento de la regeneración de neuronas en cerebros adultos ˗un proceso conocido como neurogénesis˗ y las neuronas espejo.

Joseph Altman descubrió la neurogénesis en mamíferos adultos en los años 60, sugiriendo que las nuevas neuronas desempeñan un papel crucial en los procesos de la memoria y el aprendizaje. Este descubrimiento apoya el concepto de plasticidad cerebral.

Arturo Álvarez-Buylla identificó los mecanismos fundamentales inherentes a la neurogénesis y las células gliales como progenitoras de nuevas neuronas, así como la migración en cadena de estas últimas a diferentes zonas del cerebro. Abre asimismo nuevas pistas sobre el origen de los tumores cerebrales.

Giacomo Rizzolatti descubrió las neuronas espejo, que se activan no sólo durante la ejecución de una acción, sino también durante la observación de la misma, y que proporcionan un marco adecuado para la comprensión de los mecanismos subyacentes a la empatía emocional, imitación, comunicación y nuestro comportamiento social.

Los descubrimientos de estos tres investigadores se encuentran entre los hallazgos más importantes de la neurobiología, cambiando nuestra forma de entender el cerebro, desde los tiempos del profesor Santiago Ramón y Cajal. Estas investigaciones abren nuevos caminos para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer y el Parkinson, así como para la comprensión y posible tratamiento del autismo.

Oviedo, 25 de mayo de 2011

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades