Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Javier Sotomayor

Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 1993

Javier Sotomayor Sanabria (Limonar, Matanzas, Cuba, 1967 - ) exatleta cubano, está considerado el mejor en la historia de la prueba de salto de altura. Ostenta los récords mundiales tanto al aire libre como en pista cubierta, y durante su trayectoria deportiva logró un título olímpico, dos campeonatos mundiales, cuatro campeonatos en pista cubierta y tres títulos panamericanos, entre otros triunfos. Su primera plusmarca la obtuvo con dieciséis años, momento en que superó saltos de dos metros. Inició entonces su preparación específica para el salto de altura, trasladándose a La Habana con una beca de la Escuela Superior de Perfeccionamiento Deportivo que le permitió avanzar considerablemente en sus entrenamientos.

Ver más

En 1984, a los dieciséis años, estableció la marca mundial juvenil aún vigente de 2,33 m en La Habana. Campeón mundial junior en 1986, en Atenas, ostenta las tres mejores marcas de esa categoría, siendo las otras la de La Habana y 2,30 m en Londres. El boicot de Cuba le impidió acudir a los Juegos Olímpicos de Seúl. Un año después se impuso en los Campeonatos del Mundo de Budapest, donde saltó 2,43, y el Puerto Rico, donde al aire libre saltó 2,44. Ese récord se mantuvo hasta que este mismo año llegó a superar, en Salamanca, los 2,45 metros. Ha sido el segundo atleta cubano que logra una marca mundial, después de Alberto Juantorena (en 400 metros, 1976). En 1990 una lesión en el pie le alejó de la competición. Regresó con la conquista de la Medalla de Oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de la Ciudad de México. Luego, en 1991 hizo su segunda aparición en un campeonato mundial, en Tokio, quedando segundo con 2,36 m. Asimismo, en marzo de ese año compartió el tercer puesto con el soviético Alexei Yemelin (2,31 m) en el campeonato mundial en pista cubierta de Sevilla; y en agosto logró su segunda victoria consecutiva en Juegos Panamericanos con una marca de 2,35 m. El año 1992, Sotomayor asistió por primera vez a los Juegos Olímpicos, en Barcelona, logrando una Medalla de Oro (2,34 m). En 1993 ganó el campeonato mundial en pista cubierta de Toronto, Canadá, con una marca de 2,41 m, por lo que recobró el título perdido dos años antes. Meses después, y previo a la cita mundial de Stuttgart, Alemania, Sotomayor participó en la reunión anual de Salamanca saltando 2,23 m, 2,32 m y 2,38 m, en un solo intento y, finalmente, la marca de los 2,45 m que superaba su propia marca mundial por un centímetro.

Sotomayor retornó al campeonato mundial en pista cubierta en 1995, en el que saltó 2,37 m, y con el que se colgó la Medalla de Oro por tercera vez. Además, acudió por tercera ocasión a los Juegos Panamericanos que se realizaron en Mar del Plata, Argentina, y nuevamente se alzó con la Medalla de Oro con un salto de 2,40 m, marca de la competencia todavía vigente. En tanto, en el campeonato mundial de Gotemburgo, Suecia, logró el segundo puesto con 2,37 m. en los Juegos Olímpicos de Atlanta apenas alcanzó los 2,25 m debido a una lesión en la pierna izquierda. En los Campeonatos Mundiales de 1997 saltó 2,37 m alcanzando de nuevo la Medalla de Oro. En 1998 sus resultados más relevantes fueron un primer puesto en el Grand Prix Final de Moscú con 2,31 m, y un segundo lugar en la Copa del Mundo de Atletismo de Johannesburgo con registro de 2,28 m.

En 1999, tras los Juegos Panamericanos, fue acusado de dopaje y sancionado. La IAAF decidió acortar el castigo a un año. Los miembros del consejo directivo decidieron darle una «oportunidad de rehabilitación» en base a su «excepcional carrera». Asimismo, se destacaron los más de 300 controles antidopaje por los que había pasado Sotomayor, todos con resultados negativos. Se tuvo en cuenta también otorgarle la posibilidad de asistir a los Juegos Olímpicos de Sídney en el 2000, para cerrar su notable trayectoria. Por su parte, las autoridades del deporte en Cuba, como el presidente del Instituto del Deporte, se mostró contento, aunque no satisfecho, ya que aún pesaban las dudas sobre la inocencia de Sotomayor. También el presidente del Comité Olímpico Cubano insistió en la «manipulación de laboratorio», aunque aceptó no saber por parte de quién, ni de qué manera se había confabulado. En Sídney gano la Medalla de Plata con un salto de 2,32 m. A principios de 2001 saltó en el Campeonato Mundial en pista cubierta de Lisboa, logrando una quinta posición (2,25 m) y en el Campeonato Mundial de Edmonton (Canadá) saltó 2,33 m. El mes de octubre de ese año anunció que se retiraba del atletismo.

Volvió a acusársele poco después de dopaje. La IAAF confirmó el resultado del examen en enero del 2002. La resolución suponía una suspensión de por vida, pero ya no tenía eficacia por el retiro del atleta.Terminada su carrera en el atletismo, obtuvo el grado de licenciado en cultura física y deportiva, que le ha permitido entrenar a los atletas de su país. Además, ha ostentado los cargos de presidente de la Subcomisión de Atención a los Atletas, y el de miembro del comité de la Federación Cubana de Atletismo.

Mejor Deportista Mundial masculino de 1988 (de la Asociación Española de Prensa Deportiva), Mejor Deportista masculino cubano y Atleta Más Destacado de Iberoamérica (por la agencia de noticias cubana Prensa Latina), en el año 2007 fue ingresado al Salón de la Fama de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Atletismo y el 2011, fue reconocido con el premio «Deporte inspiración para la Juventud» por parte del Comité Olímpico Internacional. Asimismo, fue invitado para la exhibición temporal en ocasión del centenario de la IAAF que tuvo lugar en Barcelona, en la que se mostró la camiseta que vestía cuando implantó la marca mundial de 2,45 m.

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades