Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Héroes de Fukushima

Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2011

Reunido en Oviedo el Jurado del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2011, integrado por D. Matías Rodríguez Inciarte, D. Fernando de Almansa Moreno-Barreda, vizconde del Castillo de Almansa, D. José Ramón Álvarez Rendueles, D. Adolfo Barthe Aza, D. Antonio Basagoiti García-Tuñón, D. José Celma Prieto, D. Ramón Colao Caicoya, D. Francisco Daurella Franco, D. Juan Manuel Desvalls Maristany, marqués del Poal, D. Felipe Fernández Fernández, D. Pedro Luis Fernández Pérez, D. José Antonio Fernández Rivero, D. Emilio Ferré Solé, D. Francisco de la Fuente Sánchez, D. José Luis García Palacios, D. Juan Ramón García Secades, D.ª Alicia Koplowitz Romero de Juséu, marquesa de Bellavista, D. Gabino de Lorenzo Ferrera, D. Emilio Menéndez Gómez, D.ª Carmen Moriyón Entrialgo, D. Josep Oliu i Creus, D.ª María del Pino Calvo-Sotelo, D. Rodrigo de Rato Figaredo, D. Ángel Ron Güimil, D. Ramón Sotomayor Jáuregui, D. Antonio Ramón Suárez Gutiérrez, D. Antonio Trevín Lombán, D. Juan-Miguel Villar Mir, marqués de Villar Mir, D. José María Villanueva Fernández, D. Santiago de Ybarra y Churruca, D. Santiago Zaldumbide Viadas, presidido por D. Francisco Álvarez-Cascos Fernández y actuando de secretario D. Pedro de Silva Cienfuegos-Jovellanos, decide conceder el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2011 a la candidatura presentada como “Héroes de Fukushima”. El jurado ha valorado la respuesta serena y abnegada del conjunto de la sociedad japonesa desde los sucesos de marzo de 2011, que tuvo su más alta expresión en los grupos de personas que, llevando esa abnegación a un grado heroico, pusieron en riesgo la propia vida al afrontar en la central siniestrada y su entorno las tareas que evitaron una tragedia humana y ambiental de mayores dimensiones, dando al mundo un ejemplo de coraje ante la adversidad, sentido del deber, defensa del bien común y conciencia cívica.

Oviedo, 7 de septiembre de 2011

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades