Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Está usted en:

  1. Comunicación

Comienza el contenido principal

Pueblo Ejemplar

12/09/2011

Comunidad vecinal de San Tirso de Abres, Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias

San Tirso de Abres. ©FPA

La comunidad vecinal de San Tirso de Abres ha sido galardonada con el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2011, según hizo público en Oviedo el Jurado encargado de la concesión del mismo.

El Jurado de este Premio –convocado por vigésimo segundo año consecutivo por la Fundación Príncipe de Asturias– estuvo presidido por Francisco Rodríguez, presidente de Reny Picot; e integrado por Jesús Arango Fernández, profesor de Economía Aplicada; Evaristo Arce Piniella, escritor y periodista; Consuelo Busto Alonso, gerente de Mayador; Isabel Campuzano Pérez del Molino, miembro del Instituto para la Calidad Turística Española en Asturias; Efrén Cires Suárez, presidente de Carbonar; Fernando Delgado Álvarez, fundador de “Los Quijotes de Asturias”; Luis Felipe Fernández García, profesor del IES de Vegadeo; Nicanor Fernández Álvarez, director de la Fundación HC; José María Fernández del Viso, ex concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo; Ignacio García-Arango Cienfuegos-Jovellanos, ingeniero jefe de Demarcación de Carreteras del Estado en Asturias; Adolfo García Martínez, profesor de Antropología Social y Cultural; Manuel García Linares, pintor; Andrés Giraldo Álvarez, director financiero Grupo Duro Felguera; Roberto Hartasánchez Martínez, presidente del FAPAS –Fondo para la Protección de los Animales Salvajes–; Juan de Lillo Cuadrado, periodista y escritor; Juaco López Álvarez, director general de Turismo y Patrimonio Cultural; Hugo Alfonso Morán Fernández, diputado por Asturias en el Congreso; José Luis Pérez de Castro, abogado y periodista; Rosa Roces García, presidenta adjunta de Langreanos en el Mundo; Trinidad Rodríguez Díez, catedrática; Carmen Ruiz-Tilve Arias, cronista oficial de Oviedo; Javier Santos Navia, decano del Colegio Oficial de Químicos de Asturias; Miguel Trevín Lombán, presidente de la Asociación de Turismo Sostenible Reserva de la Biosfera Oscos-Eo; Víctor M. Vázquez Fernández, biólogo; Covadonga Vigil Álvarez, directora de la Escuela Universitaria de Turismo de Asturias; Carlos Zapico Acebal, director de la Fundación Oso de Asturias y Adolfo Barthe Aza, secretario del Jurado.

La comunidad vecinal de San Tirso de Abres está compuesta por los 600 habitantes del concejo homónimo, enclavado en el extremo más occidental de Asturias. Los habitantes de este municipio uniparroquial, cuya capital es El Llano, se han caracterizado históricamente por su hospitalidad, su sentimiento de solidaridad y su disposición al trabajo comunitario.

San Tirso de Abres ha acogido desde principios del siglo XX a trabajadores de otras zonas limítrofes, que llegaban al concejo para trabajar en el ferrocarril minero de Villaodrid a Ribadeo, activo hasta 1964 y que convirtió al enclave asturiano en sitio de paso de gente de pueblos vecinos. También ha sido lugar de afluencia de pescadores a los cotos de pesca del río Eo desde hace 80 años. La lejanía del centro de la región y la escasez de recursos durante distintas épocas han propiciado el carácter solidario de los habitantes de San Tirso de Abres y el abundante tejido asociativo que actualmente existe en el concejo.

Los santirseños han luchado siempre por mantener activo el pueblo y crecer en recursos. Así, durante la postguerra pugnaron por mantener escuelas rurales en todos los barrios del concejo y se construyeron un total de siete con las viviendas de maestros y maestras, la mayoría ubicadas en solares donados por los vecinos, que también aportaron mano de obra y materiales. También se levantó de igual manera el edificio del Ayuntamiento, la casa rectoral y el primer centro médico, y las donaciones permitieron la construcción de tres puentes sobre el río Eo para dar acceso a la carretera general. Con la llegada de la democracia, los santirseños se movilizaron para retornar al pueblo al alumnado de enseñanza primaria que se tenía que desplazar a Vegadeo y para construir la Casa de Cultura. La apertura de nuevas calles, un nuevo puente sobre el Eo, un polígono industrial, un polideportivo, un nuevo centro médico y la construcción de viviendas sociales son algunos de los logros más recientes de la comunidad vecinal de San Tirso de Abres. Varias colectas han sido llevadas a cabo para realizar, a lo largo de los últimos 30 años, cinco obras de restauración de la iglesia parroquial. También han sido rehabilitadas las capillas de los barrios, en colaboración con el Ayuntamiento y las asociaciones de vecinos.

La Asociación Cultural “San Tirso del Eo”, creada en 1987, ha sido la pionera del movimiento asociativo del concejo y de ella dependen otros grupos sociales como el de teatro, el grupo de radioaficionados, el coro y el grupo de portadores de tradición oral. Entre las actividades que desarrolla se encuentran la cabalgata de Reyes, el baile de carnaval, el Día Internacional de la Lengua Materna (21 de febrero), el Encontro de Portadores de Tradición Oral (puente de mayo), la Semana Cultural (tercera de agosto), la Festa da Malla do Trigo (tercer domingo de agosto), el Día de Asturias (8 de septiembre), el Magosto Popular (1 de noviembre) y la Esfolla do Maíz (puente de la Constitución). El tejido asociativo también comprende las asociaciones “San Salvador” de tercera edad, “Renacer” de mujeres rurales, “San Tirso de Abres” de turismo rural y las de vecinos de San Salvador, Santa Apolonia, San Juan y San Isidro.

El Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias está destinado al “pueblo, aldea, núcleo de población, espacio paisajístico o grupo humano del Principado de Asturias que haya destacado de modo notable en la defensa y conservación de su entorno natural, ambiental, de su patrimonio histórico, cultural o artístico, o también en la realización de obras comunales u otras manifestaciones de solidaridad sobresalientes”. Este galardón se convocó por primera vez en 1990, al cumplirse el décimo aniversario de la Fundación, y tiene una naturaleza y carácter diferentes a los Premios Príncipe de Asturias.

En esta edición concurrían un total de 30 candidaturas.

Este galardón está dotado con veinticinco mil euros y, tradicionalmente, es entregado durante la visita de SS.AA.RR. los Príncipes de Asturias a la localidad premiada.

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades