Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Está usted en:

  1. Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias |
  2. Galardonados

Galardonados  

Comienza el contenido principal

Puerto de Vega, Navia (1995)

Con una población de 1894 habitantes, Puerto de Vega es una villa costera situada al noroccidente de Asturias, junto a la ría que forma en su desembocadura el río Navia que da nombre al concejo. Posee un pintoresco puerto pesquero, que en el pasado tuvo gran importancia comercial gracias a la industria conservera, y que hoy en día es uno de sus mayores atractivos. En el entorno portuario se ubica el mirador de La Riva, donde destacan una recreación de la Mesa de Mareantes y el Monumento Ballenero, en el que se refleja el primer contrato ballenero escrito que se conoce.

Ver más

En esta localidad falleció en 1811 Gaspar Melchor de Jovellanos. La casa que habitó conserva en su facha el escudo de armas y dos placas conmemorativas dedicadas al ilustrado. Las huellas de su estancia se observan también en el Monumento a Jovellanos, realizado por el escultor Zenobio Barrón en 1932, y en la Biblioteca Pública Municipal Jovellanos, ubicada en la Casa de Cultura Príncipe Felipe. Esta fue  construida en un inmueble restaurado de una antigua fábrica de conservas. La Casa de Cultura acoge además el Museo Etnográfico Juan Pérez Villamil, que alberga una importante muestra de los modos de vida campesino y marinero. La iglesia de Santa Marina de Puerto de Vega, declarada Bien de Interés Cultural, atesora valiosos retablos del siglo XVIII, obra de Bernardo de la Meana. Por otro lado, el Parque Histórico del Navia tiene en la “Puerta de Puerto de Vega” un centro de recepción para el itinerario de las Historias del Mar, integrando recursos vinculados a la vida marinera, como técnicas de pesca, la transformación de los productos del mar, el comercio de cabotaje o la caza de ballenas.

Con el fin de contribuir a dinamizar la vida de Puerto de Vega surgió el colectivo Nordés, una asociación cultural formada por jóvenes de la localidad. Los objetivos de este colectivo son mantener vivas las tradiciones y actividades que los vecinos de Puerto de Vega desarrollaron durante años y darles a los jóvenes del pueblo la posibilidad de participar en la organización y desarrollo de estas, así como colaborar con las distintas asociaciones existentes en la localidad. Puerto de Vega fue distinguido en 1998 con el galardón “Pueblo más guapo de Asturias”.

Acta del jurado

Reunido en Oviedo el Jurado del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 1995, integrado por D. José Manuel Carballo González, D. Efrén Cires, D. Felipe Fernández, D. Obdulio Fernández, D. Javier López Llaneza, D. Joaquín Manzanares, D. Guillermo Mañana, D. Juan Ramón Pérez las Clotas, Dª. María Jesús Queipo, D. Ignacio Quintana, D. Francisco Rodríguez, D. Julio Rodríguez, D. Antonio Sabino y García González, D. José Dimas Suárez García, presidido por D. Francisco Tuero Betrand y actuando de secretario D. Adolfo Barthe Aza, acuerda por mayoría conceder el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 1995 a la villa de Puerto de Vega.

La villa de Puerto de Vega, distinguida siempre por el interés y defensa de su entorno natural y urbanístico puede, además, considerarse como paradigma de la comunión que, desde tiempos inmemoriales, caracteriza a Asturias y la mar. En este sentido, es subrayable la preocupación de sus habitantes por la transmisión a futuras generaciones no sólo del rico patrimonio histórico y cultural que les ha sido legado, sino de unas formas de vida tan peculiares y representativas como son las ligadas a la pesca.

También se da en Puerto de Vega una ejemplar síntesis entre las instituciones culturales, cuya representación más cualificada es la conservación del espíritu jovellanista, con las más estimulantes iniciativas populares, que han dado lugar a la existencia de una cátedra de Extensión Universitaria impregnada en el espíritu del ilustre polígrafo asturiano.

Sus gentes, laboriosas y sencillas, han recurrido al asociacionismo permanente y a la unión de esfuerzos, siendo buen ejemplo de ello las numerosas asociaciones culturales y deportivas existentes, y el dinamismo de las actividades que llevan a cabo.

El jurado tiene también la satisfacción de resaltar las candidaturas finalistas:

Comunidad de Vecinos del Valle y Parroquia de Paredes (Valdés), cuya labor colectiva cobra una mayor relevancia cuando gran parte de sus realizaciones han sido desarrolladas y financiadas fundamentalmente por el propio vecindario.

Taramundi, cuyo proyecto de desarrollo rural está sirviendo como punto de referencia para nuevas iniciativas de este tipo en todo el ámbito asturiano.

Museo Marítimo de Asturias (Luanco), que mantiene la memoria histórica de la actividad pesquera en Asturias, realizando una importante labor didáctica a través de un personal que trabaja en este proyecto con el más absoluto desinterés económico.

Finalmente, este Jurado quiere expresar su gratitud a las 23 candidaturas que se han presentado, todas ellas merecedoras sin duda del más alto reconocimiento, que testimonian ejemplarmente el amor, por su tierra, de las comunidades locales.

Es esta curcunstancia la que lleva al Jurado a proponer a la Fundación Príncipe de Asturias que promueva un encuentro anual de representantes de las candidaturas al Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias. Esta propuesta, que se denominaría "Encuentro de Pueblos con Iniciativa", tendría los siguientes objetivos:

1.- Facilitar la presentación pública de las diversas candidaturas y su divulgación en una Memoria Anual.
2.- Permitir el intercambio de experiencias entre los diversos grupos sociales que impulsan el desarrollo local de sus comunidades.
3.- Servir de apoyo a la consolidación y extensión del propio Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias.

Oviedo, 12 de junio de 1995

Discurso de S.A.R. el Príncipe de Asturias

Con una gran satisfacción acudo a esta hermosa villa de Puerto de Vega para hacer entrega a sus vecinos del Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 1995, una iniciativa de la Fundación que lleva mi nombre que me permite cada año visitar preciosos pueblos, andar caminos, admirar el bellísimo paisaje de esta maravillosa región y vivir horas entrañables y felices con sus habitantes.

Los vecinos de Puerto de Vega habéis sabido entusiasmaros con la defensa y protección de vuestra cultura y de vuestro patrimonio histórico y os habéis esforzado en preservar día a día el ambiente acogedor de vuestro pueblo. De vosotros nunca se podrá decir aquella sentencia de Jovellanos de que "hay gentes que son siempre forasteras en su propia tierra porque nunca se aplicaron a conocerla".

Contribuís así, como todos los pueblos que aspiraron al Premio y a cuyos vecinos envío desde aquí mi gratitud y mi afectuoso recuerdo, al desarrollo de una riqueza tan prometedora para Asturias como es el turismo.

En Puerto de Vega veo representados a otras muchas villas y pueblos costeros asturianos, cuyos habitantes han sabido hacer del ejercicio de la pesca no sólo un medio de vida sino también una admirable escuela de comportamiento. La buena vecindad, el sacrificio, la generosidad y, sobre todo, la entrega a un inclemente trabajo, han servido para configurar el recio carácter de los hombres y mujeres de este lugar. Don Armando Palacio Valdés, en la novela que protagonizaba un pueblo de la costa asturiana, muy parecido al vuestro, dijo de sus habitantes estas bellas palabras: "Poco a poco, su dura existencia va labrando su espíritu, despegándoles de los intereses materiales, haciéndoles generosos, serenos y con la familia, tiernos". Ese valor y coraje que atesoráis ha dejado huellas en vuestra historia, algunas tan marcadas como la experiencia luchadora y apasionada de los pescadores de ballenas que aquí ha habido en otros tiempos, y cuya colosal destreza hoy estudiáis con meritoria dedicación.

Puerto de Vega ha conservado también, como sólo los pueblos que aman su historia saben hacerlo, el espíritu y la tradición de la mejor hidalguía asturiana, reflejados aún hoy en viejas y entrañables casonas. En ellas se mantiene, con ejemplar y conmovedora evocación, la memoria de algunos de los mejores hijos de la villa.

Paisanos vuestros han sido el tercer marqués de Santa Cruz de Marcenado, extraordinario humanista e inmortal autor de las "Reflexiones militares", compendio de sabiduría de la ciencia militar, y el patriota don Juan Pérez de Villamil, el buen redactor del bando con el que el alcalde de Móstoles levantaría a los españoles frente a los invasores napoleónicos, iniciando de este modo la Guerra de la Independencia.

Aquí vino a exhalar su último suspiro el primer sabio de Asturias, Gaspar Melchor de Jovellanos, cuyo recuerdo impregna todavía tantos matices de vuestra vida cotidiana: el amor a la tierra natal, la solidaridad, la íntima y firme preocupación por los pequeños detalles que configuran el devenir de la sociedad. Es conmovedor pensar que desde una de vuestras casonas los ojos de Jovellanos, claros de tanto mirar al mar, cansados y humedecidos al contemplar la tragedia de una España en llamas, vieron el último paisaje, un bellísimo fragmento de esta Asturias que tanto amaba.

Años después, otro asturiano de excepción paseaba por vuestras calles sus primeras tristezas de adolescente: Ramón de Campoamor, el poeta que acertó a librar a la poesía de sus desechos retóricos para hacerla llegar más directamente al corazón humano, el poeta que supo dar voz a una época, que hizo llorar y sonreir, pensar y soñar a incontables lectores, y al que luego los cambios de gusto pretendieron arrumbar en el desván de la historia.

Apaciblemente sentado desde hace casi un siglo junto al río Navia, rodeado del amor de sus paisanos, Ramón de Campoamor ha sabido esperar este momento en que nuevos poetas españoles vuelven sus ojos hacia él para aprender sus lecciones de amable escepticismo y de bienhumorada melancolía.

No quiero dejar de recordar a otro gran hombre, Severo Ochoa, tristemente desaparecido pero cuyo espíritu no nos ha abandonado y que, como sabéis, nació no muy lejos de aquí.

Miro a los niños y jóvenes de Puerto de Vega, y os pido que tengáis presente que él hizo de la maravillosa riqueza natural de estas playas y de estos acantilados el fundamento de su vocación investigadora; así llegaría, tras muchos sacrificios, a conseguir el Premio Nobel de Medicina. Don Severo, como escribió en un memorable artículo, nunca se olvidó del "indescriptible pero delicioso olor de las playas rocosas, de las algas marinas frescas y de la flora y fauna de los pozos de bajamar". Observando las cosas pequeñas supo llegar hasta las cimas más altas del conocimiento humano. En estas playas de Barayo y Frexulfe, que evocaba en su vejez con verdadera pasión, vio despertar su amor por la ciencia y su afición por la biología.

Desde esta villa que azotan todos los aires, yo animo a los asturianos a luchar por su futuro con ilusión, a combatir sin desmayo los azotes del desempleo y a conseguir para vuestros hijos y descendientes una tierra mejor, más próspera, saludable y rica. Me alegra saber que en Puerto de Vega una nueva generación de jóvenes armadores está adquiriendo y mejorando barcos, que el pescado que se rula aquí llega a muchos puntos de España, que se están recuperando viejos edificios para fines culturales, que las fiestas de la Atalaya, con su "atalayina" y su gira, gozan de un gran arraigo, que la Universidad de Oviedo, precisamente bajo la advocación de Severo Ochoa, realiza con éxito actividades de extensión universitaria, y otros muchos méritos que han llevado al jurado a concederos este galardón que hoy os he entregado.

En los pueblos, con frecuencia más fácilmente que en las grandes ciudades, florecen en ocasiones las más nobles virtudes del hombre, que hemos de conservar con amor. La sinceridad y confianza en el trato de las gentes, la humanidad de la vida cotidiana, el contacto diario y llano de los vecinos, la conversación franca y la desinteresada ayuda mutua en los momentos de dificultad son rasgos muy positivos que se dan en las villas y núcleos rurales para fortuna de nuestra patria.

Todo esto veo y admiro en Puerto de Vega, por lo que os felicito de todo corazón.

Muchas gracias.

Cómo llegar

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades