Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Emilio García Gómez

Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 1992

Emilio García Gómez (Madrid, España, 1905 – 1995), I Conde de los Alixares (7 de octubre de 1994, Boletín Oficial de 7 de octubre de 1994), considerado el maestro de los arabistas españoles, cursó estudios de Filosofía y Letras, especializándose en árabe y posteriormente se doctoró en las universidades de El Cairo y Bagdad y fue el primer director, desde 1932, de la Escuela de Estudios Árabes de Granada. También ha sido director de la revista de investigación literaria sobre lengua árabe El Andalus.

Ver más

Fue catedrático de Lengua y Literatura Árabe en la Universidad Complutense y director del Instituto "Miguel Asín", del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Autor de una extensa bibliografía que comprende numerosas ediciones, traducciones y estudios sobre literatura árabe, en 1930 publicó su libro Poemas arabigoandaluces, sobre la lírica musulmana, por el que se le reconoció mundialmente como una de las primeras autoridades en la materia. Como traductor es probablemente el primero en nuestro país que vertió al castellano tres obras maestras: El collar de la paloma, Todo Ben Guzmán y El filósofo autodidacta. Otras obras suyas son El libro de las banderas de los campeones, Las jarchas romances y Foco de antigua luz sobre la Alhambra.

En 1958 presidió en París el Comité Consultivo de la UNESCO para el Proyecto Mayor Oriente-Occidente. Ese mismo año, Emilio García Gómez fue nombrado embajador de España en Bagdad y su carrera diplomática prosiguió después en Beirut y Ankara. Fue asesor sobre asuntos árabes y formó parte del séquito de los jefes de estado árabes que visitaban España.

García Gómez era miembro numerario de la Academia del Reino de Marruecos, de la Real Academia Española de la Historia, que dirigió desde 1988 hasta 1995, y de la Academia de la Lengua, Hijo Predilecto de Andalucía (1988), Hijo Adoptivo de Córdoba (1990) y Medalla de Oro de la Ciudad de Granada, era doctor honoris causa por varias universidades europeas y árabes. Estaba en posesión de la Legión de Honor francesa y de otros numerosos galardones y premios, como el Internacional Menéndez Pelayo (1988) y el Nacional de Historia (1989).

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades