Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

S.M. Husein I de Jordania

Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 1995

Husein bin Talal (Ammán, Jordania, 1935 – 1999), conocido como Husein I de Jordania o Husein de Jordania, décimo segundo rey de Jordania desde el 11 de agosto de 1952 hasta su muerte, sucedió a su padre el rey Talal a la edad de 16 años.

Ver más

Husein fue educado en el Victoria College en Alejandría. Procedía de la Harrow School en Inglaterra, donde hizo amistad con su primo segundo, el rey Faysal II de Irak. Posteriormente siguió sus estudios en la Real Academia Militar de Sandhurst. Perteneciente a la dinastía Hashemita −descendiente directa del profeta Mahoma−, fue proclamado rey por el parlamento jordano en agosto de 1952 tras la abdicación de su padre, Talal I. Su país tomó parte activa en la segunda guerra árabe-israelí en 1967, lo que supuso la pérdida de Cisjordania, la parte occidental del Reino. En septiembre de 1970 tuvo que enfrentarse a los comandos de los refugiados de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) que establecieron sus bases en territorio jordano, logrando restablecer su autoridad en el país después del Septiembre Negro, con la ayuda de sus fieles guerreros del desierto y provocando el odio de los árabes, cuyo favor tardó en recuperar más de una década. En 1989 legalizó los partidos políticos en su país.

Tras la invasión de Kuwait por Irak en 1990, el Rey Husein, cuyo país se encontró a las puertas del conflicto, desempeñó una importante labor diplomática, defendió la tesis de una solución árabe al conflicto y realizó diversas giras por todo el mundo para intentar evitar el uso de la fuerza. Aunque sus gestiones no tuvieron éxito, al finalizar la contienda bélica se convirtió en uno de los promotores de un plan de paz para la zona. El rey Husein siempre supo manifestar una gran iniciativa, independencia y coraje, en los momentos más difíciles y comprometidos, para alcanzar la paz. A pesar de los muchos obstáculos en contra, mantuvo su compromiso en todo momento con la búsqueda de soluciones pacíficas para los conflictos de la región y con la creación de un ambiente propicio para lograr un entendimiento real y un hermanamiento sincero entre todas las naciones y pueblos de Oriente Medio.

En España había sido reconocido con la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar (con Distintivo Blanco) (1955), la Orden de Isabel la Católica (1977) y el Toisón de Oro (1985).

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades