Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Haile Gebrselassie

Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 2011

Reunido en Oviedo el Jurado del Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 2011, integrado por D. José María Abad Casamayor, D. David Álvarez González, D. Alejandro Blanco Bravo, D. Óscar Campillo Madrigal, D. Miguel Carballeda Piñeiro, D. Josep María Casanovas i Punti, D. Enrique Castro González, D. Joaquín Folch-Rusiñol Corachán, D. Julián García Candau, D. Ignacio Gómez-Acebo del Solar, D. César González Antón, D.ª María del Carmen Izquierdo Vergara, D. Jaime Lissavetzky Díez, D.ª Laura Martínez Martin, D. Javier Muñoz Gallego, D. Santiago Nolla Zayas, D. Juan Antonio Paredero Moreno, D. Josep Pedrerol Alonso, D. José Ramón Pindado Andrés, D. Matías Prats Luque, D. Julián Redondo Pérez, D. Ángel Rodríguez Berriguete, D.ª María Rodríguez Escario, D. José Sámano Bueno, D. Juan Antonio Samaranch Salisachs, , D. José Javier Santos Rubio, D. Josep Lluis Vilaseca i Guasch, D.ª Theresa Zabell Lucas, presidido por D.ª Arancha Sánchez-Vicario Santacana, y actuando de secretario D. Ignacio Martínez García, ha decidido conceder el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 2011 al atleta etíope Haile Gebrselassie por su excelencia deportiva y humana. Considerado el mejor corredor de larga distancia de todos los tiempos su propia gente le conocía como “Naftanga, el jefe”. Criado en una granja, cada día debía recorrer veinte kilómetros para ir a la escuela, circunstancia que le sirvió de entrenamiento e influyó en su modo de correr: con el brazo izquierdo encogido por el peso de los libros. Siempre corrió con una permanente sonrisa las pruebas más exigentes. Hasta el final de su carrera ha sido un mito desafiando a su propia leyenda. El atleta está además implicado en labores humanitarias y de mediación en los múltiples conflictos que azotan desde hace años a Etiopía.

Oviedo, 2 de septiembre de 2011

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades