Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Federación Española de Bancos de Alimentos

Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2012

Reunido en Oviedo el Jurado del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2012, integrado por D. Matías Rodríguez Inciarte, D. Ramón Aguirre Rodríguez, D. Fernando de Almansa Moreno-Barreda, vizconde del Castillo de Almansa, D. José Ramón Álvarez Rendueles, D. José María Arias Mosquera, D.ª Rosa Isabel Aza Conejo, D. Adolfo Barthe Aza, D. Antonio Basagoiti García-Tuñón, D. Francisco Daurella Franco, D. Juan Manuel Desvalls Maristany, marqués del Poal, D. Felipe Fernández Fernández, D. Pedro Luis Fernández Pérez, D. José Antonio Fernández Rivero, D. Francisco de la Fuente Sánchez, D. José Luis García Palacios, D. Agustín Iglesias Caunedo, D.ª Alicia Koplowitz Romero de Juséu, marquesa de Bellavista, D.ª Teresa Mallada de Castro, D.ª Carmen Moriyón Entrialgo, D.ª María del Pino Calvo-Sotelo, D. Rodrigo de Rato Figaredo, D. Ángel Ron Güimil, D. Pedro Sanjurjo González, D. Ramón Sotomayor Jáuregui, D. Antonio Ramón Suárez Gutiérrez, D. José B. Terceiro  Lomba, D. José María Villanueva Fernández , D. Juan-Miguel Villar Mir, marqués de Villar Mir, D. Santiago de Ybarra y Churruca, conde de El Abra, D. Santiago Zaldumbide Viadas, presidido por D. Javier Fernández Fernández y actuando de secretario D. Pedro de Silva Cienfuegos-Jovellanos, decide conceder el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2012 a la Federación Española de Bancos de Alimentos como exponente de un esfuerzo internacional solidario para aliviar algunas de las necesidades más apremiantes de la población, hoy agudizadas por la crisis económica. Los donantes de alimentos y los voluntarios y organizaciones que los canalizan constituyen ejemplos decisivos y generosos de este esfuerzo altruista en favor de los demás.

Oviedo, 12 de septiembre de 2012

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades