Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Yves Meyer, Ingrid Daubechies, Terence Tao y Emmanuel Candès

Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2020

Reunido telemáticamente el jurado del Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2020, integrado por Jesús del Álamo, Juan Luis Arsuaga Ferreras, César Cernuda Rego, Juan Ignacio Cirac Sasturáin, Miguel Delibes de Castro, Elena García Armada, Clara Grima Ruiz, Amador Menéndez Velázquez, sir Salvador Moncada, Concepción Alicia Monje Micharet, Ginés Morata Pérez, Enrique Moreno González, Lluis Quintana-Murci, Peregrina Quintela Estévez, Manuel Toharia Cortés, María Vallet Regí, presidido por Pedro Miguel Echenique Landiríbar y actuando de secretario Santiago García Granda, acuerda conceder por unanimidad el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2020 a Yves Meyer (francés), Ingrid Daubechies (belga/estadounidense), Terence Tao (australiano/estadounidense) y Emmanuel Candès (francés) por sus contribuciones pioneras y trascendentales a las teorías y técnicas matemáticas para el procesamiento de datos, que han ampliado extraordinariamente la capacidad de observación de nuestros sentidos y son base y soporte de la moderna era digital.

Por una parte, Yves Meyer e Ingrid Daubechies han sido líderes en el desarrollo de la moderna teoría matemática de las ondículas (wavelets), que son como latidos matemáticos que permiten desde asomarnos a Van Gogh y descubrir su estilo hasta escuchar la música que encierra el aparente ruido del Universo, entre otras muchas aplicaciones de todo tipo. En definitiva, visualizar lo que no podemos ver y escuchar lo que no podemos oír.

Por otro lado, la colaboración entre Terence Tao y Emmanuel Candès y sus aportaciones en las técnicas de percepción comprimida (compressed sensing), además de los innegables avances en imagen médica y otras pruebas diagnósticas derivadas de esta, nos permiten completar las señales electromagnéticas o reconstruir melodías a las que el tiempo les robó notas.

Este Premio subraya la contribución social de las matemáticas y su trascendencia como elemento transversal de todas las ramas de la ciencia.

23 de junio de 2020

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades