Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies.

Fundación Princesa de Asturias

Sección de idiomas

Fin de la sección de idiomas

Buscar

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades

Comienza el Menú secundario Fin del Menú Secundario

Premiados  

Comienza el contenido principal

Claudio Sánchez Albornoz

Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 1984

Claudio Sánchez Albornoz(Madrid, España, 1893 – Ávila, España, 1984), insigne historiador y político republicano, nació en Madrid el 7 de abril de 1893, cursó el bachillerato en las Escuelas Pías de San Fernando, adquiriendo las bases de una profunda formación latina, y una vez en la universidad se dedicó por entero a la Historia.

Ver más

Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Madrid, ganó unas oposiciones al cuerpo facultativo de Archivos, Bibliotecas y Museos, y a los veintiocho años obtuvo, también por oposición, la cátedra de Historia de España de la Universidad de Barcelona, desde donde pronto será trasladado a Valladolid, y más tarde a Madrid. Antes de cumplir los veinte años de edad había comenzado ya sus primeros trabajos históricos, centrados en el estudio de las instituciones medievales.

Nombrado en 1932 rector de la Universidad Central de Madrid, Sánchez Albornoz, persona de sólidas convicciones democráticas y liberales, se entregó a la causa de la II República española. Miembro del Partido Acción Republicana, fue elegido diputado en el primer parlamento de la II República. Desarrollará una gran actividad política durante esta etapa, desempeñando, entre otros, los cargos de consejero de Instrucción Pública, vicepresidente de las Cortes y, en 1933, Ministro de Relaciones Exteriores. En 1936 fue nombrado embajador en Lisboa, ciudad en la que permanece hasta el otoño del mismo año, cuando el gobierno portugués rompe relaciones con el de Madrid.

Tras el estallido de la guerra civil, se exilió en Francia. Residió en Burdeos, en cuya universidad obtiene una cátedra, y en 1940, ante la ocupación de Francia por parte de los alemanes, decide trasladarse a Argentina. Dos años más tarde se hizo cargo de la dirección del recién creado Instituto de Historia de España de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, donde se dedicó a la investigación y funda los Cuadernos de historia de España, a la vez que inició la formación de una brillante escuela de hispanistas y medievalistas. Entre los años 1959-1970 ocupó la presidencia del Gobierno republicano en el exilio. En 1976, después de vivir casi cuarenta años en tierras americanas, realizó un viaje a España. Durante su estancia fue recibido en audiencia especial por el Rey Juan Carlos y pronunció diversas conferencias y declaraciones cargadas de emoción, nostalgia y recuerdos. Regresó definitivamente a España en julio de 1983, tras recuperarse de una dolencia respiratoria que lo mantuvo varios meses en el Hospital Español de Buenos Aires, y se instaló en Ávila.

Dentro de la gigantesca labor que desarrolló sobre la Edad Media española, cabe destacar las siguientes obras: Instituciones políticas y sociales del señorío de Asturias, León y Castilla durante los siglos VIII a XIII, Un feudo castellano en el siglo XIII, En torno a los orígenes del feudalismo, De Carlomagno a Roosevelt, España y el Islam, Otra vez Guadalete y Covadonga, Orígenes de Castilla: cómo nace un pueblo, Notas sobre los libros leídos en el reino de León hace mil años, La España musulmana, España, enigma histórico, Españoles ante la historia, Los reinos cristianos españoles hasta el descubrimiento de América, Orígenes del reino de Pamplona, y La España cristiana de los siglos VIII al XI.

Miembro de honor del Instituto de Estudios Asturianos por su labor como primer historiador del antiguo Reino de Asturias, doctor honoris causa por la Universidad de Oviedo e Hijo Adoptivo de Asturias, Sánchez Albornoz estaba en posesión de las Medallas de Oro de Ávila y de la Universidad Complutense, y de las Grandes Cruces de Alfonso X el Sabio y de la Orden de Carlos III. Era también académico de la Real de la Historia. 

Fin del contenido principal

Sección de utilidades

Fin de la sección de utilidades